viernes, 10 de mayo de 2013

Entropía versus neodarwinismo y capitalismo



Queridos lectores,

Mi último post, réplica al de Gabriel, ha dado lugar a otro ensayo, de signo diferente a los dos anteriores, escrito por Carlos de Castro. En realidad, a mi me gustaría seguir matizando algunas cosas más, pero la discusión se volvería técnica y se alejaría de los objetivos de este blog, y además tenemos un post muy interesante de Luis Cosin en la lista de pendientes. Así que con esta réplica de Carlos cierro de momento este debate, dándole a él la última palabra.

Salu2,
AMT

Termodinámica versus neodarwinismo y capitalismo


La visión “clásica” de Antonio de la entropía, es físicamente correcta, pero biológicamente es matizable y filosóficamente destila un poso pesimista que se puede dar la vuelta.
Es la visión de ver la entropía como desorden, algo que, en palabras de Maxwell, no deja de ser una interpretación subjetiva de la mente que contempla el sistema (más filosófica que física-matemática). Las ecuaciones de la entropía que maneja Antonio son las mismas que manejamos el resto de físicos, claro, el problema aparece cuando interpretamos los fenómenos y los resultados de nuestros experimentos u observaciones (algo inevitable por cierto).
Déjenme pues interpretar la ley de la entropía de otra forma perfectamente válida desde el punto de vista físico (y un poco menos subjetiva que la palabra desorden).
Existe una tendencia en el universo a dispersar la energía. O mejor, existe una tendencia en el universo a repartir o compartir la energía -vista así parece casi una ley de amor ;-) -
Otra más: Existe una tendencia a reducir los gradientes energéticos. El coyote de los dibujos animados cuando queda suspendido en el aire conserva la energía, pero tiene un gran gradiente energético que es libre de compartir e inevitablemente lo hace rápidamente con el fondo del barranco. Sin la ley de la gravedad, podríamos explicar porqué cae rápidamente…


Y aunque no se ha establecido aún como ley termodinámica universalmente reconocida, se tiende a observar que se reducen los gradientes energéticos de la forma más rápida posible (porque seguramente son los más probables estadísticamente), vamos, que el coyote nos hace reír precisamente porque se entretiene un rato antes de decidirse a quedar como un acordeón. Una bola no suele zigzaguear cuando desciende por un plano, lo hace y lo hace lo más rápidamente que puede dadas las restricciones físicas locales que se encuentra.


Por otro lado la creación de entropía en el universo es perfectamente compatible con la creación de estructuras ordenadas y complejas. Si yo preguntara a alguien (a los creacionistas y a algunos biólogos por ejemplo), ¿qué probabilidad hay de que en un mix aleatorio de átomos de sodio, y cloro, éste forme una disposición ordenada sodio-cloro-sodio-cloro etc. perfecta? Me contestarían con 1 entre 10 elevado a 23 o mucho menos. Pero en ciertas condiciones, la probabilidad es realmente del 100%. Es el problema del agua de mar cuando en una charca se evapora el agua… No hay ningún milagro, los átomos de sal han reducido su entropía pero el sistema global (agua salada) la ha aumentado con creces. Aquí viene al rescate la entropía bien aplicada, se favorece de hecho lo que sin conocimientos suficientes de física, parecería a priori un milagro. Exactamente, repito, exactamente, lo mismo pasa con los seres vivos. Hay biólogos que calculan la probabilidad de que se forme una molécula de ADN, y les da 1 entre 10 elevado a 10 elevado a 10 o qué se yo, pero eso es un cálculo erróneo. Es verdad que lo que dicen es que la selección natural se encarga de “seleccionar” esa baja probabilidad, pero lo que confunden es que no existe esa baja probabilidad cuando tienes en cuenta entre otras cosas la ley de la entropía.


En realidad, los sistemas complejos (seres vivos incluidos claro) aumentan estadísticamente mucho el número de caminos posibles para aumentar la entropía (dispersar la energía) y al hacerlo es más fácil encontrar caminos que lo hacen rápido, más rápido. Por tanto, ¡son favorecidos frente a sistemas menos complejos!
Una vez establecidos, tienden a persistir, si se quiere usar la terminología darvinista, son seleccionados automáticamente. Es el criterio de selección natural que le falta, según Arto Anila, Axel Kleidon, Dorion Sagan y otros (la mayoría físicos), a la teoría neodarwinista, para ser además una teoría científica más completa (Makarieva, otra física, dice que no es ni siquiera una teoría científica puesto que no tiene un criterio de selección y se limita a decir que son seleccionados los más aptos y los más aptos son los que son seleccionados –autorreferencia que la invalida como teoría-).
Y si los sistemas complejos tienden a persistir, los organismos no tienden por la entropía a morir, a desaparecer como dice Antonio, justo lo contrario. Las leyes de la termodinámica les favorecen, precisamente porque el Sol comparte con el universo más rápidamente su energía.


Sin embargo, lo que no explican los físicos es cómo se establece la complejidad de los organismos, sólo (que es mucho) porqué ésta es estable y permanece.
Tampoco lo hace de hecho el neodarwinismo de una forma coherente a la vez con la termodinámica. La evolución de la complejidad en los seres vivos es un caballo de batalla no resuelto en el neodarwinismo (para mí una de las observaciones que la falsean) que además ha ayudado durante ya más de un siglo a esa confusión permanente entre leyes de la termodinámica y “leyes” de la evolución (dando alas además a los esotéricos, como los creacionistas), todo por la soberbia interesada de pretender que una teoría (muy simple de hecho) es el fin de la historia, como si toda la física que inicia Galileo (Darwin) se hubiera acabado en Newton (neodarwinismo).
La única explicación popularizada del aumento de complejidad desde el neodarwinismo la dio Gould con su analogía del borracho: este camina aleatoriamente (mito de las mutaciones del neodarwinismo) y si medimos su distancia a una farola (medida de complejidad) es lógico que con el tiempo nos encontremos con que está alejado de la misma. En física estadística esto se describe matemáticamente por un proceso difusivo, que resumiendo, implica que la distancia aumentaría continuamente en promedio (complejidad) como la raíz cuadrada del tiempo. Pero eso no es lo que se observa en la evolución de los organismos a gran escala (difícil de cuantificar). Las bacterias reinaron durante más de 2000 millones de años solitas), las primeas eucariotas tardaron en aparecer ese tiempo. Luego, bastaron sólo 500 millones de años para encontrarnos con pluricelulares y de estos a los termiteros o al guepardo unos pocos cientos. La complejidad de los organismos se acelera de forma exponencial en la Tierra, lo que es contradictorio con el neodarwinismo del borracho de Gould pero no con la termodinámica.


Hablando de termodinámica y de sistemas complejos alejados del equilibrio termodinámico: tuve el privilegio de cartearme hace muchos años con Ilya Prigogine; él establecía en sus escritos, que estos sistemas, todos, tendían a tener flujos de información, materia y energía (de modificación) entre las funciones de un sistema (microestructura), la estructura de un sistema y las fluctuaciones que lo hacían cambiar, y ponía ejemplos desde las células de Bénard hasta la evolución de la cultura humana. Es decir, que la función modificaba la estructura y a la inversa, además, las fluctuaciones influían y eran influidas por las funciones y la estructura, es decir, abundaban las realimentaciones en todos los sentidos. Yo le escribí que ese esquema no me parecía aplicable a los organismos vistos desde el neodarwinismo, ya que a escala del genotipo y del fenotipo equivalía a admitir la necesidad de algún mecanismo tipo neolamarckista (el fenotipo –la estructura- determina el genotipo –la microestructura o función-). Y puesto que los organismos eran de hecho un paradigma de sistemas complejos alejados del equilibrio termodinámico, me parecía que el neodarwinismo requería más complejidad explicativa (nuevas o mejores leyes) o que era contradictorio con el desarrollo de su/la termodinámica. Su contestación fue paradigmática también: le pareció razonable todo lo que yo le contaba, pero dado que no era experto en biología, no se atrevía a mojarse, aunque me invitaba a que siguiera explorando ese camino (lo he hecho durante más de 15 años para chocar una y otra vez con la fe no de los creacionistas sino de los neodarwinistas).


Por otro lado, la obsesión neodarwinista por la competencia (que permea el lenguaje político, social, y económico en una realimentación buscada por los poderes correspondientes), a pesar de ser contestada ya hace más de un siglo por Kroptokin (que tuvo la “desgracia” de ser ruso y anarquista y por tanto, la realimentación aquí fue negativa), es también absurda desde el punto de vista, de nuevo, de la complejidad de estos sistemas y de sus típicas interacciones. Si se piensa, la competencia es la relación más simple que pueden tener dos sistemas que buscan reducir un gradiente energético (un recurso). Uno lo hace, el otro muere o es excluido. En cambio la cooperación, o coordinación, debe ser favorecida por la evolución, porque es más compleja (leyes de la termodinámica) ya que obliga a mantener la relación a los dos sistemas y a que esta sea más sutil. Es más simple correr cien metros lisos en una pista que jugar un partido de fútbol, donde te coordinas con otros diez. Y es más fácil el fútbol (donde un equipo compite con otro) que coordinar a los trabajadores de una fábrica… La competencia es una regla secundaría no favorecida por las leyes de la termodinámica porque no genera sistemas más complejos y estables, sino lo contrario.


En definitiva, desde la idea de que la energía tiende a compartirse lo más rápidamente con el universo y las leyes de los sistemas complejos alejados del equilibrio, se extrae:
  1. No solo somos bichos raros en el universo, sino que la complejidad y la vida son favorecidas por las leyes físicas. El ser humano podría permanecer y evolucionar, ser sostenible.
  2. Estas leyes requieren, como mínimo, una ampliación de la visión darvinista o mejor aún rechazarla, en especial porque ninguna teoría es La Verdad, y esta teoría está ayudando de hecho, a cosificar la naturaleza y los seres humanos y a mantener a un capitalismo salvaje (neoliberal) e insostenible (menudo gol nos están colando desde hace siglo y medio del que somos inconscientes pero que es uno de los mitos más poderosos que mantiene precisamente el sistema que muchos queremos cambiar –incluidos ecólogos y biólogos- e impide además una transición civilizatoria menos traumática; pero esto para otro post).


El capitalismo es de hecho insostenible intrínsecamente porque, entre otras cosas, favorece reglas competitivas, simples, no favorecidas por las leyes de la entropía y la termodinámica. Es un mito que el ser humano aumente la entropía que se genera en la Tierra, al revés, ahora la Tierra aumenta la entropía menos rápido que antes de la era Kropotkin por culpa del ser humano, tendencia que no es estable, que es insostenible.


Y si mezclamos a Dios en todo esto. ¿Cómo es posible que un creyente en un dios no se dé cuenta de que las leyes, pretendidamente creadas por él, las del neodarwinismo, son incompatibles con su supuesta bondad, y que su imitación humana –el capitalismo- debería ser repudiado por su dios benevolente?
Dijo un tal John D. Rockefeller: “El crecimiento de un gran negocio no es más que la supervivencia del más capacitado… solo es la manifestación de una ley de la naturaleza y una ley de Dios”. Y así nos va.


Más información: aerlin.bubok.com (teoría Gaia orgánica), también “El Origen de Gaia” de la editorial Abecedario.


PD: Considero que hay muchos biólogos y ecólogos inteligentes y honrados que a la vez creen en el neodarwinismo, mis palabras no pretenden ser ofensivas, sólo un acicate a su pensamiento. Si alguien usara a Newton para establecer leyes humanas injustas, lo denunciaría por ello, pero además, negaría a Newton, ¡porque Newton estaba también equivocado!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La sección de comentarios de este blog ha sido clausurada por ser imposible su gestión. Disculpen las molestias. Pueden seguir comentando en el Foro OilCrash: http://forocrashoil.blogspot.com.ar/

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.