viernes, 15 de octubre de 2021

World Energy Outlook 2021: Aquí tienen su coartada

 

Queridos lectores:

Se acaba de publicar el informe anual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el conocido como World Energy Outlook (WEO), y, como cada año, dedicaremos un post a analizar los aspectos más destacados del mismo. 

Este año, el WEO es especial. Muy especial. 

En primer lugar, al igual que el año pasado, se publica un mes antes de la fecha habitual de publicación. La razón aducida es porque en este WEO se va a poner un énfasis especial en la importante cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la COP 26, que tendrá lugar en Glasgow a mediados del mes que viene. Está bien que la AIE le dé tanta importancia al clima, pero este tipo de cumbres tienen lugar cada año y hasta ahora nunca se había planteado sincronizar la publicación del WEO con el evento. Quizá, de alguna manera que no sabemos, esta cumbre es especial.

Otra cosa que destaca de este WEO es su relativa brevedad. En vez de las 700 y a veces hasta 800 páginas a las que nos tenía acostumbrados la AIE, el WEO de este año es de "solo" 386 páginas. Significa, por tanto, que en esta ocasión la AIE ha tenido que ir mucho más al grano. Hay un buen motivo para esta brevedad. Como norma general, el grueso del trabajo de compilación de datos, correr los modelos que hacen las proyecciones y redacción de un WEO acaba hacia el mes de mayo o junio de cada año, y los tres o cuatro meses anteriores a la publicación se dedican a pulir detalles y maquetar todo el conjunto. Este año, sin embargo, es evidente que se ha tenido que trabajar contra reloj para llegar a la cita prevista. Hace tan solo unos tres meses, la AIE proyectaba que el precio del gas en Europa no pasaría de los 60 €/MW·h, y que la próxima primavera que viene bajaría a los 30 €/MW·h. La realidad ha desmentido esta previsión, y  la nueva situación en Asia con la escasez de carbón está dejando claro que algo se está descontrolando y mucho en el mercado de la energía. Este WEO que hoy se presenta ha tenido que ser en buena medida improvisado en tiempo récord, volviendo a correr modelos y rehaciendo el análisis, para evitar caer en el ridículo de ignorar el desastre en el que estamos actualmente metidos. Tanto es así que, faltando dos semanas para la publicación del informe, la página web del WEO 2021 estaba alarmantemente vacía de todo contenido, y aún la semana pasada solo había dos párrafos genéricos que podían haber sido copiados de la Wikipedia y que valen para cualquier WEO. También es significativo que a los usuarios habituales de este producto no se nos informara de que este año se iba a publicar gratuitamente (a mi me extrañaba que no se abriera el servicio de compra previa faltando ya pocas semanas).

Pero vayamos ya al análisis del informe en sí. Como cada año, lo primero que he hecho es buscar la expresión "peak oil". Como sucede casi siempre, no hay ninguna ocasión en que estas palabras se presenten juntas. Sin embargo, sí que se repite en múltiples ocasiones la expresión "peak on oil demand" (la vieja falacia del pico de demanda de petróleo), que es la manera que los contumaces adalides del libre mercado prefieren pensar que se va a producir nuestro abandono del petróleo; de hecho, "peak" se menciona 35 veces, y en todos los casos asociada a reducción de la demanda o la oferta de alguna fuente de energía, o bien hablando de las emisiones de CO2. Pero, aún más significativo, la palabra "security" ("energy security" es el eufemismo que usa la AIE para hablar de problemas de suministro) está escrita 95 veces, en todos los casos discutiendo posibles desabastecimientos. De hecho, ya en la introducción al informe nos indican que harán un análisis de los riesgos en la seguridad energética asociados a la necesaria transición energética. Empezamos bien. También se comenta que en todos los escenarios la demanda de carbón y petróleo disminuye, pero que es necesario incrementar enormemente la inversión en nuevos sistemas renovables para evitar los riesgos de la transición. ¿La demanda disminuye aunque no exista - según creen en la AIE, por falta de inversión - suficiente capacidad renovable para sustituirla? No tiene ningún tipo de lógica económica: ¿cómo se va a dejar de demandar algo tan esencial como la energía si no hay ningún sustituto disponible? ¿Tenemos que creer que el mundo está tan concienciado por el problema del Cambio Climático que igualmente dejarán de consumir combustibles fósiles aunque eso suponga la ruina económica por falta de energía? No se puede partir de una premisa más absurda, máxime viendo cómo Europa demanda desesperadamente carbón (que tampoco hay) ahora que le falta el gas natural. Ese punto de partida ya es desquiciantemente absurdo y contradictorio con la realidad de los hechos. Y, por cierto, un detalle que ha alarmado a muchos: en este informe la AIE ya no expresa los volúmenes de energía producidos en millones de toneladas equivalente a petróleo (Mtoe) sino en Exajulios (EJ). Como físico, me alegra que se adopte el Sistema Internacional de Medidas para expresar las cantidades, pero uno no puede dejar de pensar si este repentino cambio de unidades no debe de servir para ajustar algunos desfases contables de anteriores informes....

La inmensa mayoría del informe se centra en los compromisos de descarbonización, objetivos de emisiones y cómo cumplirlos con la debida sustitución por tecnologías renovables. Yo no me voy a ocupar de estos temas más que tangencialmente y solamente para trazar qué está pasando en realidad con el suministro de energía. Eso no quiere decir que los problemas ambientales y en particular el Cambio Climático no sean importantes, pero no es el objetivo principal de este blog ni tampoco de este post; el lector interesado podrá encontrar sin duda un análisis detallado de estas relevantes cuestiones en otros lugares. Dado que, como digo, la estructura del informe se centra en estos aspectos, la presentación de los aspectos que refieren a nuestra actual crisis energética está un poco diseminada por todo el informe, y el trabajo que yo voy a hacer en este post es el de agruparlos y tratar se obtener un cuadro coherente de qué está pasando y qué nos está diciendo la AIE en realidad en lo que en principio debería de ser su misión principal.

Como cada año, se establecen diversos escenarios para las previsiones presentadas. Este año los escenarios principales son:

  • Escenario de Emisiones Netas Cero en 2050 (NZE): En este escenario se asume que las emisiones por la quema de combustibles fósiles son compensadas por medidas adecuadas que consiguen que la cantidad de CO2 atmosférico no crezca a partir del año 2050.
  •  Escenario de Compromisos Anunciados (APS): Es este escenario se asume que los compromisos en la lucha contra el Cambio Climático ya anunciados por los gobiernos se acaban llevando a efecto.
  • Escenario de Políticas Anunciadas (STEPS): En este escenario se asume que las políticas ya en marcha y en fase de aprobación tiran adelante. En años anteriores, éste era el escenario de referencia, pero en este WEO la AIE ha decidido no mojarse y no establece explícitamente ningún escenario de referencia.

Aparte de éstos, hay otro escenario menor, continuista respecto al WEO 2020, que es el Escenario de Desarrollo Sostenible (SDS), algo que quedaría a medio camino entre en NZE y el APS de este año. Llama la atención que el Escenario de Políticas Actuales, el BAU ("negocios como siempre") de toda la vida, este año no aparece. Ya no hay BAU.

Todos estos escenarios son producidos mediante un modelo numérico de tipo demand-driven, es decir, dirigido por la demanda (la cual toman de los modelos económicos de la OCDE). Este tipo de modelos son adecuados cuando no hay restricciones en la oferta, y simplemente si hay más demanda de petróleo o de lo que sea aparece rápidamente una oferta para cubrirla. Sin embargo, estos modelos fracasan estrepitosamente a medida que nos acercamos a los límites materiales de nuestro planeta. En los últimos años, la AIE ha hecho un esfuerzo por integrar algunas cuestiones de la dificultad de suministro en estos modelos, sobre todo en lo que al petróleo se refiere, ya que año tras año sus previsiones se alejaban mucho de la realidad. Sin embargo, no han dado el paso aún de modelizar la realidad con modelos basados en la oferta, como MEDEAS. Como veremos al final de este post, esta anomalía les lleva a tener problemas para conciliar lo que les da el modelo y la realidad, que resuelven de una manera bastante peregrina.

Otra consecuencia de que estos modelos sean demand-driven es que se asume que alguna fuente dará la energía necesaria. En los últimos años, y en presencia de los límites físicos cada vez más evidentes en las materias primas, esa fuente son lógicamente las renovables. Los mencionados modelos no están integrando de ninguna manera las posibles limitaciones que puedan tener las renovables, así que el análisis de la evolución de estas fuentes dentro del WEO tiene para mi poco interés: allá está todo lo que haga falta para llegar al objetivo previsto, simplemente. Y aún así, la AIE comienza a comprender que ciertos límites les pueden afectar, y particularmente el de los materiales críticos que se precisan en su construcción.

Al presentar los escenarios, nos muestran una gráfica que compara cómo han evolucionado las previsiones en el escenario STEPS en los últimos 5 años. Creo que es bastante significativa y elocuente. En este WEO 2021, vemos por primera vez que todos los combustibles fósiles llegan a su límite (aunque en el caso del gas, como aún no ha llegado a su pico, lo retrasan artificialmente hasta el 2050). Llama la atención, sobre todo, la brusca caída del carbón, que quizá no sea del todo realista (sobre todo si se usa mano de obra esclava, como acabará probablemente pasando), y la demasiado suave caída del petróleo.

Para justificar esta debacle (aún excesivamente edulcorada, porque petróleo y gas bajarán más deprisa), se nos anuncia que todo va a hacer una transición rápida hacia la electrificación, por supuesto de origen renovable. Pero incluso en el escenario más drástico, el NZE, la electricidad solo representa el 50% de todo el consumo de energía final en 2050 (y solo el 30% en el APS). Eso explica por qué aún se tiene que dar una visión moderada de la caída del consumo de combustibles fósiles. La AIE pone el énfasis en que se tiene que invertir mucho más dinero en energías renovables y, sobre todo, en "tecnología limpia", que es como denomina a las tecnologías para el aprovechamiento de la electricidad renovable. Como sabemos, el mundo está estancado en torno a un 20% del consumo de energía final de manera eléctrica, y está siendo difícil aumentar ese porcentaje; y aunque es viable un cierto incremento, es muy discutible que se pueda llegar nunca no al 100% eléctrico, sino superar ni tan solo el 50%. En ese sentido, la AIE reconoce la dificultad de implementar "tecnologías limpias" en el transporte de larga distancia y la industria pesada, y por ello incide en la necesidad de más innovación en esas áreas, como si investigar más fuera necesariamente a dar exactamente el fruto que desearíamos.

En la página 165 encontramos una figura que resume cuál es la evolución prevista para el total de energía primaria consumida según los diversos escenarios.


Como se ve, incluso en el escenario STEPS (que otros años se consideraría de referencia) la producción de energía de fuentes no renovables ya habría tocado techo, aunque se le asume una caída suave hasta 2050; y toda la energía que falta para seguir creciendo la aportan las renovables. Los otros dos escenarios son mucho más interesantes: en el APS se ve un escenario de caída de las fuentes no renovables moderadamente rápida, mientras que en el NZE la caída es brusca, rapidísima. Eso es muy conveniente, porque si al final es esto último lo que sucede (por los problemas de inversión que se comentan más abajo), se dirá que el mundo está siguiendo el escenario NZE, solo que estará faltando la necesaria inversión en renovables y que por tanto hace falta poner más dinero en ellas: ésta es precisamente la música que está tocando la AIE desde hace unos meses. Llama la atención también que el escenario NZE es uno claramente decrecentista, y es que aunque el volumen de energía renovable crece de manera absolutamente inverosímil, aún así hay un descenso de la cantidad de energía total. En el informe se justifica esto diciendo que las mejoras en eficiencia y el mejor rendimiento de la electricidad hacen que con ese volumen haya más que suficiente (se asume una mejora de la intensidad energética de al menos del 2,5% anual en esta década - como referencia, España ha mejorado menos de 1% anual en los últimos 20 años), pero a estas alturas ya sabemos que descenso energético implica, en el medio y largo plazo, descenso económico


Sinteticemos ahora los principales hallazgos referentes a la cuestión de la seguridad energética, los combustibles no renovables y los materiales críticos:


Seguridad energética:

En la página 64, el WEO se hace eco de la reciente carrera de precios de todas las materias primas energéticas no renovables.



Reconocen que esta subida de precios es debido a que la oferta no está siendo capaz de cubrir la demanda. Más sorprendente aún, reconocen que la inversión en exploración y desarrollo de yacimientos de petróleo y de gas en los últimos años ha ido a la baja,
como venimos alertando en este blog desde hace años. De manera contradictoria, nos dicen, se invierte cada vez más en vehículos con motor de combustión interna y se expande la infraestructura de distribución de gas. Encima, la CoVid-19 ha agravado la tendencia a la desinversión en petróleo y gas (cosa que también habíamos notado aquí). La subida de precio de los combustibles fósiles genera impulsos contradictorios para la transición: por un lado, hace las renovables más competitivas económicamente (en realidad, eso es dudoso, porque se encarecen todas las materias primas y también las que se usan para fabricar paneles y aerogeneradores), pero por otro incentiva a que los gobiernos den subsidios para aliviar la factura energética y teóricamente favorecería la inversión en fósiles (cosa que sabemos que no está pasando desde 2014 debido a que sería invertir a pérdidas).

Conscientes como son de que hay un problema grave con las materias primas energéticas, la AIE ha hecho un análisis de sensibilidad de cómo afectaría un shock de precios en 2030 a las economías familiares. El problema es que se quedan en franjas de precios muy modestas y estiman que el impacto en la factura de los hogares sería de un incremento de los gastos en energía del 25% en las economías avanzadas y de un 35% en las emergente en el caso del escenario STEPS; en NZE es muy pequeño porque, como dicen, las renovables tienen costes marginales tendiendo a cero (son aparentemente inmateriales). Como por desgracia no usan un modelo integrado tipo MEDEAS, son incapaces de ver que una subida de precios de la energía, incluso moderada como la que proyectan, acaba impactando en los precios de todas las otras cosas, deteriorando aún más la economía familiar. Por tanto, el loable esfuerzo de analizar este problema acaba siendo un ejercicio claramente fallido.

Pero en la AIE no son ajenos a una realidad que se está mostrando más dura y esquiva. Por eso, en la página 68 hay una discusión muy interesante en la que se reconoce que su modelo por construcción solo puede representar cambios suaves, pero sin embargo la transición puede ser drástica y volátil, con altos riesgos asociados a lo que denominan "desajustes en la inversión", es decir, que no se realice la inversión donde se debería. Por supuesto que sigue habiendo una inversión creciente en renovables y una decreciente en fósiles (que ha caído un 60% desde los máximos de 2014, pero que todavía es grande); sin embargo, se necesitaría más, mucha más inversión para evitar problemas. Lo que la AIE no entiende es que en realidad, la enorme inversión adicional que se requiere para evitar esos problemas no se realiza en ninguna parte,  ni en los fósiles ni en las renovables, por falta de rentabilidad. 

Resulta muy ilustrativa la gráfica que nos muestra el WEO sobre la evolución reciente de la inversión en exploración y desarrollo de petróleo y gas, por un lado, y en sistemas "de energía limpia" por el otro lado. Sobre todo porque esa gráfica muestra una clara intención de engañar y confundir, que desde mi punto de vista es casi delictiva.


Mirando esas gráficas, uno podría tener la impresión de que la inversión en petróleo y gas se ha mantenido bastante estable en los últimos años hasta la llegada de la CoVid, en tanto que la inversión en "energía limpia" es muy constante. La realidad es bastante diferente.

La clave consiste en mostrar solo lo que pasa a partir de 2016. Si uno abre el foco (por ejemplo, con esta gráfica de Rystad Energy) uno ve que hasta 2014 la inversión en petróleo y gas crecía a buen ritmo, para luego descalabrarse en el paso de 2014 a  2015 y en el de 2015 a 2016. Si se mira la gráfica hasta 1998, se vería que de 1998 a 2014 la inversión se había multiplicado por 3.

De hecho, la gráfica de Rystad nos proporciona más información interesante: después de 2016, se inicia un proceso de caída más lenta en todo el mundo excepto en los EE.UU., donde se produce una subida vigorosa (el ruinoso fracking) que compensa la caída del resto. Y en eso llega la CoVid y el fracking comienza a hundirse. Cabe también destacar que una parte sustancial de la inversión no-fracking es para el mantenimiento de yacimientos existentes, no para buscar nuevos, así que la caída de la parte dedicada específicamente a exploración es probablemente mayor del 60%.

Volviendo ahora a la gráfica del WEO, lo que nos dice la AIE es que en el escenario STEPS se recuperaría una buena parte de la inversión que había en 2014; no toda, pero como un 80%. Eso no solo es improbable: es imposible, porque las compañías ha comprendido que invertir más en petróleo es perder dinero. Incluso la inversión del escenario NZE es harto improbable, porque la tendencia es a ir decreciendo aún más la inversión, aunque en principio más gradualmente. La AIE sesga la información para transmitir un mensaje completamente engañoso. Y si la presentación está sesgada en el caso de la inversión en petróleo y gas, qué decir de la gráfica de la derecha: baste decir que dos tercios de eso que llaman "energía limpia" son biocombustibles, que por cierto de limpios no tienen nada porque se obtienen con medios de agricultura industrial, con gran consumo de energía fósil y generando un efecto de doble contabilidad. De hecho, miren qué párrafo más curioso nos encontramos en la página 69:

"El hecho de que no se requieran nuevos campos de petróleo y gas en el Escenario NZE no significa que limitar la inversión en nuevos campos nos conducirá a los resultados de la transición energética de este escenario. Si la demanda se mantiene en niveles más elevados, esto llevará a tensiones de suministro en los próximos años, aumentando los riesgos de precios más alto y más volátiles. No está claro que los precios más altos desencadenen respuestas de suministro de la misma manera que en el pasado. Un impulso político fuerte para reducir la demanda de petróleo y gas en línea con la trayectoria prevista en el escenario NZE es por tanto clave para conseguir las reducciones profundas de emisiones y minimizar el riesgo de tensionamiento del mercado".

Es decir, que no es tan sencillo como limitar la inversión en nuevos campos porque la demanda se puede mantener alta y entonces tendremos un shock de precios (situación en la que estamos ahora mismo con el gas y el carbón, con consecuencias visibles para todo el mundo, y como en la que podemos estar pronto con el petróleo). Así que hay que tomar medidas políticas para reducir el consumo. ¿Qué medidas son éstas? Será interesante de ver.

Antes de acabar esta sección, querría reproducir aquí un párrafo que se encuentra en la página 249, que recomiendo leer cuidadosamente a aquéllos que interpretan los modelos de la AIE como una especie de predicción completa dado un conjunto de condiciones de partida. 

 "Por diseño, los escenarios en este WEO describen procesos suaves y ordenados de cambio. Los mercados, las tecnologías y la políticas energéticas se adaptan los unos a los otros y evolucionan en una dirección mutuamente consistente. Los precios siguen una trayectoria suave, el comercio internacional de la energía se asume libre de fricción geopolítica y el ascenso de las tecnologías de energía limpia ocurre en paralelo con un declive gradual de la inversión en combustibles fósiles siempre disponibles. En la práctica, las transiciones energéticas pueden ser una cuestión volátil y desarticulada, caracterizada por intereses en competencia, desajustes del mercado y políticas stop-go [con puntos de parada y de arranque]. La distribución desigual de las ganancias y pérdidas de las transiciones puede profundizar las grietas existentes en la economía política global o crear algunas nuevas. El cambio puede tener cantos afilados, y traer riesgos para la seguridad energética con él".


Es decir, la propia AIE es perfectamente consciente de que sus modelos demand-driven son completamente incapaces de describir la complejidad de los cambios abruptos que se nos vienen encima, y la descripción puede ser particularmente mala si se producen fenómenos no lineales (lo más probable en este momento de incipiente crisis energética).

 

Petróleo:

Como comentábamos al principio, los diversos escenarios para la producción de petróleo muestran grandes diferencias sobre las estimaciones de su evolución futura, aunque todos comparten el hecho de que estaríamos pasado o a punto de pasar el pico de producción, calificado aquí de "pico de demanda" (como es lógico que consideren, ya que sus modelos son demand-driven, aunque sea erróneo).

En la página 221 comienza una interesante discusión acerca del futuro de la producción de petróleo. Se nos comenta que de acuerdo con el escenario NZE no se requiere inversiones en nuevos yacimientos de petróleo desde 2021, lo cual es afortunado teniendo en cuenta la radical caída en inversión que comentábamos hace un momento. También se nos recuerda que sin ninguna inversión adicional, la producción de petróleo de los campos existentes caería a un ritmo del 8-9% anual, lo cual supone una bajada excesivamente rápida incluso en el escenario NZE, y se propone medidas de inversión en los campos existentes para que la caída sea más lenta. Esto es bastante preocupante: hace 11 años, la caída de producción en los campos existentes estaba alrededor del 5% anual (aún recuerdo cómo Alb me criticaba por dar el dato que él calificaba de alarmista, cuando era de la propia AIE). Hacia 2015 el ritmo de caída anual se situaba en el 6%, y en 2018 estaba ya cerca del 8%. Que ahora esté llegando al 9% nos indica el grado de envejecimiento de los campos actualmente en explotación: a un ritmo del 9% anual, la producción sin nueva inversión podría caer alrededor de un 40% al cabo de 5 años. En todo caso, invertir en campos existentes para ralentizar la caída es algo habitual y que por supuesto lleva haciéndose desde hace años, o sea que no hay nada anormal aquí, salvo constatar que efectivamente los campos existentes están envejeciendo rápido.

Es también significativo que, discutiendo de petróleo, se incluyan los biocombustibles. No porque se incluya en esta categoría, ya que es usual considerarlos "petróleos no convencionales", sino porque cuando conviene se les hace contar en la categoría de "energía limpia". La AIE constata un importante aumento de la producción de biocombustibles en todos los escenarios.

Este aumento es muy preocupante, porque en la actualidad el 5,5% del grano cereal y el 8% del aceite vegetal que se recolecta en el mundo se destina a la producción de biocombustibles, y ésta se ha mantenido desde hace más de 10 años en unos magros 2 millones de barriles diarios (2 Mb/d), a comparar con los 95,5 Mb/d que se producían en total de todos los líquidos del petróleo en 2019. Las tasas de crecimiento que propone la AIE son muy grandes en todos los escenarios, y el riesgo de que eso repercuta en una mayor competencia de estos combustibles por los alimentos es enorme. De poco sirve que la AIE aclare que el mayor parte del aumento venga de los biocombustibles "avanzados": el aumento hasta 2030 de los biocombustibles tradicionales (es decir, los que provienen de alimentos) es muy considerable. Además, no existe ninguna tecnología hoy en día que proporcione de manera comercial "biocombustibles avanzados", que teóricamente son los que se consiguen procesando las partes no comestibles de las plantas, por lo que el riesgo de que lo faltante se tome de alimentos es considerable, y una total imprudencia que se considere aquí, máxime teniendo en cuenta todas las crisis alimentarias de los últimos años y la actual crisis de los fertilizantes.


Gas:

De acuerdo con los escenarios de la AIE, se espera que el gas natural esté próximo a llegar a su pico productivo en todos los escenarios excepto en el de STEPS, aunque incluso en éste muestra una tendencia al estancamiento. En APS y NZE el descenso de producción de gas natural se presenta muy acusado.


Lo interesante es ver, según esos escenarios, cómo se va a conseguir ese descenso de producción y por tanto de consumo. La AIE nos da una elocuente gráfica que lo explica para el escenario APS.

Es decir, en ese escenario la gran caída de consumo se produciría en el uso de gas en edificios de Europa y los EE.UU., y en el sector de producción de electricidad de los EE.UU. La idea obviamente es que en estos dos sectores se va a recurrir masivamente al uso de electricidad renovable. Desafortunadamente, el uso del gas en edificios es principalmente para producir calor, y la electricidad no es generalmente (bombas de calor aparte) lo más eficiente para producir calor.


Carbón:

Las perspectivas para el carbón en el WEO son terriblemente malas, cayendo en cualquier escenario.

 


Una de las razones que, según la AIE, explicaría la caída de la demanda es la rápida retirada de centrales térmicas de carbón. Sin embargo, como muestran en la gráfica que sigue, la edad media de las plantas en la China y en la India (los dos grandes consumidores de carbón del mundo) está en torno a los 11 años, cuando estas instalaciones tienen una vida útil de 30 años, que se puede extender fácilmente una o dos décadas más. Y como nos dice el WEO, dos terceras partes de la potencia instalada en térmicas de carbón está en Asia, así que lo que hagan China e India es clave. En medio de la actual crisis del carbón, es difícil de creer que chinos o indios retirasen de grado sus centrales: más bien su problema es que no van a tener carbón para alimentarlas, pero no porque no querrían hacerlo.



Uranio:

Rompiendo con la tradición de los WEOs anteriores, en el caso del WEO 2021 se contempla una gran expansión de nuevas plantas de energía nuclear en todos los escenarios, siendo apoteósica en el caso del escenario NZE, que consigue duplicar la capacidad instalada actual.

Caben destacar diversas cuestiones de esta gráfica. La primera es que la nueva potencia crece de una manera absolutamente vertiginosa en todos los escenarios: tengan en cuenta que la potencia de las nuevas plantas es la suma de las dos franjas de color más claro; las franjas verde oscuro y azul oscuro corresponde a las plantas actuales, que serán decomisionadas a ritmo creciente en los próximos años. Otra cuestión interesante es que mirando la gráfica de la energía total que vimos antes, Figura 4.1, no se ve en el escenario una expansión de la energía nuclear como la que daría a entender la Figura 4.24. La clave está en que esta última figura habla de potencia instalada, pero no de energía producida.

Y eso nos lleva a la cuestión clave: ¿qué uranio se supone que se va a usar en esas centrales nucleares? Pues está claro que se está asumiendo que no van a emplearse a su máxima capacidad. Si uno busca la palabra "uranio" en el WEO se encuentra la sorpresa de que hay cero resultados. Por algún motivo, la AIE considera que no es importante hablar de la producción del combustible que consumen las centrales nucleares, ésas mismas cuya instalación acelerada prevé para los próximos años. En 2014, último año en el que la AIE se dignó a incluir una gráfica sobre la producción de uranio, se observaba un panorama muy desalentador: una caída continua de la extracción de uranio de mina solo compensada por el uso de las reservas secundarias (el uranio extraído de más en las décadas precedentes, mayoritariamente almacenado en forma de bombas nucleares que ahora se están desmantelando) y por la puesta en marcha de unas milagrosas "minas identificadas" (pero no en explotación). Y a pesar de las dos cosas, hacia 2025 empezaría a faltar uranio si el consumo de uranio seguía subiendo como estaba previsto.

Los datos de los años transcurridos desde 2014 nos muestran que, en realidad, estamos peor. De hecho, si uno mira los datos más actualizados sobre la producción de uranio de mina vemos que la producción sólo consiguió superar la marca de las 60.000 toneladas en 2016, y desde entonces hemos entrado en un declive productivo continuo que, obviamente, no ha permitido hacer crecer la demanda.



Se da la circunstancia de que, al igual que con el petróleo, el carbón y el gas, la inversión en minas de uranio también está cayendo desde hace años y más últimamente, así que no se ve de qué manera la producción podría aumentar. No lo va a hacer, el pico del uranio fue en 2016, y como consecuencia la producción de energía nuclear nunca a va a superar ese máximo histórico y progresivamente se irá alejando de él. Sabiendo esto, podemos entender cómo compaginar las gráficas 4.1 y 4.24: la AIE está asumiendo que ese descenso de la producción de uranio va a ser lo suficientemente lento como para mantener una producción de energía nuclear bastante constante a pesar de que va a aumentar la potencia instalada (es decir, algunas centrales estarán ociosas una parte de su tiempo). Es la manera habitual de la AIE de pretender hacer ver una cosa mientras dice otra.


Materiales críticos:

Las necesidades de materiales críticos, cuyo precio se está disparando, es un aspecto analizado en este WEO. Una figura que ha causado cierto revuelo es la siguiente:


Lo que muestra la figura de la derecha es el factor por el cual se multiplicará la demanda de ciertos materiales usados para la fabricación de coches eléctricos en el escenario NZE, bajo dos hipótesis: que se use la química más eficiente para las baterías, o que se opten por químicas menos eficientes pero que no demanden tantos materiales críticos. Como ven, la demanda de litio podría multiplicarse por 130 con respecto a la actual. Si bien es cierto que la gráfica se refiere a la demanda actual específicamente para coches eléctricos, en el texto nos aclaran que la demanda de litio para todo uso se multiplicaría por 100, y la de níquel y la de cobalto se multiplicaría por 40. Éstos son valores completamente absurdos: es completamente imposible que la producción llegue a esos valores tan desproporcionadamente gigantescos, entre otras cosas por la falta de petróleo para su extracción, pero para seguir porque no hay suficientes reservas de estos materiales, ni la producción puede sostenerse en valores tan elevados. Solo por eso deberían de comprender que el escenario NZE no tiene ningún viso de credibilidad, pero es que el resto de los escenarios también tienen problemas graves en este capítulo, sin llegar a la extremalidad del NZE.

En el informe se menciona también los problemas de costes asociados al uso de la plata en las placas fotovoltaicas, o de tierras raras en los aerogeneradores (neodimio, disprosio) pero sin discutir los posibles problemas de abastecimiento que también aquejan a estos materiales. El WEO se limita a hacer una comparativa de costes totales de las placas, aerogeneradores, baterías, etc antes y después del actual incremento de precios en 2021, y llega a la conclusión de que son incrementos moderados (el mayor sería un modesto 16% para las placas fotovoltaicas). Hacer un mínimo análisis del riesgo de interrupción de suministro en estos materiales críticos parece que no entra en la imaginación de la AIE, a pesar de que estas consideraciones se encuentran en el capítulo que discute la seguridad energética.

 

 

Hidrógeno:

Demostrando el grado de desesperación al que estamos llegando, este WEO da un grado de protagonismo al hidrógeno que no había tenido en los WEOs anteriores. No volveremos a incidir en la absurdidad termodinámica del hidrógeno y el riesgo de que su explotación lleve a una depauperación colonial de la mayoría del mundo excepto una pequeña metrópoli. Aun y todo, incluso en el escenario más extremo, NZE, se asume que la producción y consumo de hidrógeno en 2030 serán bastante modestos, menos de 20 EJ (en frente de los 570 EJ de consumo total de energía primaria en el mundo actualmente). Pero lo más curioso es que cerca de la mitad de ese hidrógeno se produciría a través de gas natural con captura, secuestro y utilización de carbono - otro absurdo termodinámico.


 

El desastre que viene:

He dejado para el final la que sin duda es la gráfica más importante de este WEO 2021, porque tiene tantas implicaciones que si la hubiera puesto más arriba hubiera eclipsado todo el resto de la discusión.

La gráfica en cuestión es ésta:


En primer lugar, es necesario de dar el contexto en el cual esta gráfica aparece. Es en el último capítulo del WEO, en el que se discute el problema de la seguridad energética. En los párrafos en los que está inscrita, se discute la necesidad de que se mantenga una inversión como mínimo en el mantenimiento de los yacimientos existentes para poder verificar el escenario NZE, y se está hablando del riesgo que no haya ni siquiera esta inversión, en consonancia con lo que se ha vivido estos últimos años. Recordemos que la AIE lleva avisando desde 2013 que podría haber problemas con la falta de inversión: en el WEO de 2013 publicó está gráfica sobre el efecto que tendría no invertir:

En el WEO de 2018 introdujo una extensísima discusión sobre cuánto petróleo podría llegar a faltar debido a la desinversión en búsqueda y puesta en explotación de nuevos yacimientos, y avisó que en 2025 podría llegar a faltar hasta el 34% del consumo de petróleo y que se producirían varios picos de precio, en una de las ediciones más sinceras hasta este momento.

 


En el WEO de 2020 aumentó ese posible faltante hasta casi el 50%, y lo hizo como este año, mostrando cuál debería ser el suministro según dos escenarios y comparándolo con cuál sería el declive si se invierte o no en mantener los yacimientos actuales.

 



Si se fijan, en realidad se muestra exactamente la mismas curvas que en la gráfica de 2018, solo que rellenando el espacio hueco para que dé mejor impresión y sin remarcar cuál es el tamaño del faltante. Es como si le hubieran dado unos rotuladores a un niño para que rellene el espacio entre las franjas de producción y las de demanda. En suma, la situación es la misma que en 2018, con datos actualizados que muestran una situación algo peor, pero se presenta de una manera maquillada con el objetivo de decir sin decir, de poner los datos sin reconocer la realidad.

Y llegamos a 2021 y nos encontramos con esta gráfica:


Lo primero que hay que hacer notar es que en estas gráficas se presentan 3 escenarios, y no 2 como en las anteriores. Esto es importante porque la franja verde de estas gráficas no se identifica con la segunda franja de suministro de las dos anteriores. En 2018 y 2020, la segunda franja correspondía a cómo realmente caía la producción de los pozos existentes, teniendo en cuenta que se invierte en su mantenimiento. En el WEO 2021 está franja incluye, además, la puesta en funcionamiento de algunos yacimientos nuevos, de acuerdo con el escenario NZE. No son muchos, pero amortigua un poco la caída, sobre todo los primeros años, y en todo caso permite disimular la anomalía de este tipo de gráficas.

Y es que estas gráficas no tienen sentido en una discusión comparativa de escenarios. ¿Por qué? Porque no existe ningún escenario que se llame "Sin inversión en yacimientos de petróleo/gas" o "Solo con inversión de mantenimiento en yacimientos de petróleo/gas". Y sin embargo, las franjas asociadas aparecen en esas gráficas. ¿Por qué? Porque es un escenario implícito. La AIE ya ha detectado que la inversión en búsqueda y puesta en explotación de nuevos yacimientos no es correctamente descrita por su modelo demand-driven. Por eso, año tras año, sus previsiones de crecimiento de la producción de petróleo se han ido revisando a la baja (desde aquellos 120 Mb/d que vaticinaban para 2035 en el WEO 2007 hasta los poco más de 100 Mb/d en 2050, y solo en el escenario STEPS (los otros escenarios mostrando una caída), que nos dan ahora. El modelo de la AIE no puede integrar la falta de inversión, y para poder dar una referencia la AIE incluye esas franjas extra, para saber dónde estamos. El año pasado, la caída desde el máximo de producción de petróleo hasta el valor de 2025 era casi del 50%; este año se sitúa en el 42%, más acorde con el valor anunciado de declive de la producción del 9% anual para los campos existentes. Una caída mayor querría decir que se estarían abandonando campos actualmente en producción, y eso debía parecer demasiado radical. La AIE nos muestra, por tanto, qué es lo peor que podría pasar (si se eliminase toda inversión en la producción de petróleo y gas) y lo compara con qué pasa si se gasta lo mínimo. Eso justifica la introducción del escenario NZE, a pesar de la aberración que implica a nivel de materiales como discutimos arriba, pero que permite camuflar el curso posible de la producción de petróleo, en la que solo se inviertiese en conservar los campos existentes y un mínimo en nueva explotación. Eso también explicar por qué no hay un escenario de referencia: si las cosas evolucionan como en el escenario NZE, se dirá que la ambición climática del mundo es muy grande y se está invirtiendo en petróleo y gas lo que corresponde a este escenario, y que únicamente faltaría hacer la inversión que toca en renovables... la cual, como sabemos, no podrá llegar a los niveles demenciales requeridos. Pero la AIE ya tiene su coartada: nadie les podrá culpar de no haber avisado. Lo peor es que probablemente nos quedaremos por debajo de la franja aquí atribuida al escenario NZE, viendo el clima de generalizada desinversión y los problemas cada vez mayores en las cadenas de suministro global.

El otro aspecto preocupante de esta gráfica es que nos muestra, por primera vez, un curso negativo para la producción de gas natural. La franja del NZE nos muestra un pico del gas produciéndose antes de 2030, en línea con lo esperado y que hemos comentado con cierta frecuencia. Es la primera vez que la AIE da un paso en el reconocimiento de que se va a producir un pico en la producción de gas natural, aunque ellos lo denominen un pico de demanda.

Y la última cosa curiosa de esta gráfica es que no han considerado relevante mostrar este mismo desglose con el carbón. Lo cual es extraño, porque en todo el informe se han referido de manera análoga a los tres combustibles fósiles. La razón fundamental, a mi entender, de esta inexplicable omisión es que lo que le pase al carbón le interesa fundamentalmente a China y a India, que no son países de la OCDE. Básicamente, este informe es para dar excusas a los gobiernos de la OCDE, que es para los que trabaja la AIE.

*******************************************************

En conclusión, este extraño WEO solo ha servido para presentar el relato con el que a partir de ahora se va a explicar la crisis energética ya en marcha. Cuando la producción de petróleo, gas y carbón vaya bajando se dirá que se ha producido el previsto "pico de demanda", necesario para cumplir con los objetivos previstos en la lucha contra el cambio climático, y se insistirá en que hay que paralelamente aumentar la inversión en renovables, aunque ésta nunca llegue en el volumen requerido. Colocando hábilmente la sordina, eso sí, en que para extraer los materiales que se requiren para ese colosal despliegue renovable se necesitan esos mismos combustibles fósiles cuya producción va a disminuir y no precisamente por nuesta ambición climática

La narrativa ya está preparada. Ahora falta saber si la opinión pública occidental la compra o no.

Salu2.

AMT

lunes, 11 de octubre de 2021

La crisis del carbón

 

Queridos lectores:

Prácticamente de manera simultánea con la crisis del gas que se ha desatado sobre todo en Europa, durante los últimos días hemos visto cómo se desarrollaba una crisis paralela, la del carbón, aunque ésta ha afectado sobre todo a China y a la India. En China, la escasez de carbón está provocando apagones en 20 provincias y está afectando ya a la capacidad manufacturera de la fábrica del mundo. En la India, se ha llegado a anunciar varias veces que quedaba carbón para pocos días, y ya se han producido apagones y restricciones parciales de acceso a la electricidad. Recordemos que son los dos países más poblados del mundo, con unos 2.800 de los 7.900 millones de habitantes del planeta, es decir, más de la tercera parte de toda la Humanidad.

Una característica que China e India comparten es su enorme dependencia del carbón para la producción de electricidad (el 65 y el 70%, respectivamente). La agresiva introducción de sistemas renovables en China ha conseguido disminuir sensiblemente el peso del carbón en su mix eléctrico, pero porcentualmente las centrales térmicas de carbón siguen siendo la principal fuente de electricidad con diferencia.


Que ambos países usen tanto carbón es lógico si tenemos en cuenta que a nivel mundial son el 4º y 5º país, respectivamente, en volumen total de reservas de este combustible; y si miramos las reservas de los carbones con mayor contenido energético son el 2º y 3º en importancia. Y, sin embargo, ambos países están teniendo problemas para abastecer su creciente demanda de esta materia prima. Delante del marasmo actual, el Gobierno chino ha ordenado aumentar la extracción de carbón de sus minas, y al mismo tiempo está permitiendo que se vacíen los almacenes de carbón proveniente de Australia, que llevaban más de un año paralizados por una disputa entre ambos países. Por su parte, en la India, más del 70% de las nuevas concesiones de mina de carbón subastadas por el Gobierno el pasado mes de julio quedaron desiertas por falta de postores; las razones aducidas para esa falta de interés, los problemas ambientales y el escaso margen comercial.

Esa cuestión, el escaso margen comercial, nos lleva a la cuestión central del problema del carbón. Igual que con el petróleo, se está acabando el carbón barato. Las minas de carbón del mundo tienen cada vez peor rendimiento, dan un producto de calidad decreciente y cuesta más de procesar. Aunque teóricamente China podría aumentar aún un poco su propia producción de carbón, se enfrenta a enormes problemas logísticos para su transporte y utilización, siendo recurrentes atascos ocasionados por camiones de carbón que duran días y se extienden más de 100 kilómetros.

Si miramos la cuestión a escala mundial, todo indica que estamos superando o a punto de superar el pico del carbón. La gráfica que sigue muestra la producción mundial de carbón (en energía, ya que en volumen hay mucha disparidad de energía dependiendo del diferente tipo de carbón).


Se ve que desde 2014 la producción de carbón ha entrado en una fase de meseta ondulante, que es un fenómeno característico cuando se está llegando al máximo de producción de una materia prima. El máximo de 2014 ha sido ligeramente superado en 2019, y aún es pronto para asegurar que se ha llegado al pico absoluto del carbón a nivel mundial  puesto que geológicamente aún se podría incrementar ligeramente, pero en la práctica el margen de crecimiento va a ser pequeño a partir de ahora. Lo que sí es cierto es que, debido a que la geología permitiría subir un poco más durante unos años extra, la duración de la actual meseta va a ser seguramente bastante dilatada en el tiempo. Es decir, la producción de carbón no va a subir mucho más de donde está ahora (quizá un 5% como mucho), pero se puede mantener en los niveles actuales fácilmente durante un par de décadas o quizá más. Al contrario de las curvas de producción del uranio, que suben lentamente y bajan rápidamente, las curvas de producción del carbón tienen tendencia a tener caídas lentas y tardías. Por tanto, la gestión del pico del carbón va tender a ser agónica, sin reconocer que se está tocando techo a nivel energético y alargando durante muchos años la cuestión con noticias de nuevos yacimientos que están a punto de aparecer y que resolverán la carestía y la escasez. Para más INRI, la acelerada caída de la producción de petróleo durante los primeros años de esta década hará que el carbón cobre más relevancia como sustituto y sostén de la sociedad industrial.

La crisis del carbón no es exclusiva de China e India, por supuesto. Media docena de países están viendo apagones por culpa de la escasez del carbón que usan para sus centrales térmicas. En ese sentido, llama la atención la tranquilidad que reina en EE.UU respecto a este tema. Aunque aún genera un 30% de su electricidad usando carbón, sus reservas son muy grandes (las mayores del mundo) y puede abastecer sin problemas su consumo doméstico e inclusive exportar carbón. El enorme aumento del consumo estadounidense de gas para la generación de electricidad en estos años, hasta el 34% actual, no se ha visto tampoco afectado por la paralela crisis del gas, debido a la abundancia de gas de fracking, económicamente ruinoso pero subvencionado para apuntalar el resto de actividades. En ese sentido, los EE.UU. se están mostrando más resilientes que el resto del mundo para hacer frente a la crisis energética, al menos en lo que al gas y el carbón se refiere - otra cosa será cuando la crisis del petróleo se muestre con toda su crudeza.

En Europa, la crisis del carbón también tiene consecuencias. Debido a la crisis del gas, los precios de la generación eléctrica se han disparado en toda Europa, pero donde menos ha afectado es en aquellos países donde se usa más carbón. Y muy notablemente, Polonia, donde el 72% de la electricidad se genera quemando carbón y solo un 9% quemando gas.

Precio de la electricidad en Europa el 7 de octubre de 2021



Por eso no es de extrañar que Alemania haya recuperado su interés por el carbón. Hace tan solo 3 años, Alemania aún generaba el 40% de su electricidad usando carbón; en la actualidad, el carbón solo aporta el 26% de la energía eléctrica (lo cual, por cierto, ha venido acompañado de un descenso generalizado del consumo eléctrico).


La causa más probable de esta caída no es tanto los votos de Alemania para cumplir con sus compromisos climáticos, sino la dificultad de encontrar carbón, sobre todo antracita, dada la ya comentada meseta ondulante en la que se encuentra la producción mundial de carbón desde 2014.

Pero la prueba más palpable es que los compromisos de Europa en la lucha contra el Cambio Climático no valen nada es la petición desesperada que Europa le hace a Rusia para que aumente sus exportaciones de carbón hacia el Viejo Continente. Petición que Rusia (segundo país del mundo por reservas totales de carbón) no podrá atender, porque ya está comprometido con sus voraces vecinos asiáticos. Sin embargo, que, en medio de una situación de crisis energética como la actual, Europa se vuelva sin miramientos hacia el consumo de carbón (en España, Endesa ha planteado reabrir la central térmica de As Pontes) demuestra que no importa, ni nunca ha importado, el Cambio Climático. Toda la monserga que estamos escuchando actualmente acerca de la necesaria descarbonización y las declaraciones institucionales de Emergencia Climática son solo palabras vacías cuando empiezan los problemas económicos. Toda la Transición Energética, a veces etiquetada de "Ecológica", no ha estado nunca dirigida a solventar la cuestión climática, sino la crisis energética desencadenada por el cenit del petróleo, acompañado por el cenit del gas y el cenit del carbón. Quizá muchas personas que de buena fe creen en el modelo de transición energética imposible que se pretende imponer, deberían abrir los ojos al hecho de que aquí nunca importó la defensa del medio ambiente, sino del negocio para unos pocos, aunque eso nos lleve a todos a un peligroso callejón sin salida como sociedad y como civilización.

El gas y el carbón están en crisis, y ponen de rodillas a Europa y a Asia. Ya solo falta el petróleo para culminar la crisis energética definitiva, la que abocará a nuestra civilización a su colapso o a su transformación definitiva. Que pase una u otra cosa depende de todos nosotros. Ya no es momento de dudar, sino de actuar.

Salu2.

AMT

viernes, 24 de septiembre de 2021

La crisis del gas

Queridos lectores:

Hace ahora 11 años, en este mismo blog escribí un post que se llamaba "El pico del gas". En aquel artículo, analizaba la situación con respecto a la producción de gas natural en el mundo, y cuándo se estimaba, con los datos de aquel entonces, que se llegaría al pico de producción de gas. De acuerdo con los datos de los que disponíamos, esperábamos que la producción mundial de gas natural llegara a su máximo hacia 2020. También se destacaba en aquel post que, de acuerdo con un informe del Energy Watch Group, Europa empezaría a tener problemas graves de suministro de gas hacia 2015, debido a que el gas se transporta más fácilmente por gasoducto y los principales suministradores de Europa entraban en su declive productivo, y el transporte por buque metanero tiene muchas limitaciones. En aquel post, enseñaba una gráfica (sacada del mismo informe) en la que se mostraba la previsión para el balance entre la demanda prevista en Europa y su suministro:

Es obvio que en 2015 no se produjeron los graves problemas de suministro que se preveían, aunque también es cierto que ha habido en los últimos años una cierta tirantez entra la oferta y la demanda de este hidrocarburo (sobre todo patente en los problemas del Reino Unido durante los pasados inviernos). Lo interesante de la gráfica que muestro arriba es que contemplaba cómo la situación se podría aplazar hasta más o menos 2020 si se conseguía aumentar el máximo hipotético de importación de Gas Natural Licuado (LGN), que es el que se transporta en barco.

De hecho, esto es lo que ha sucedido. Europa ha incrementado de una manera brutal su capacidad de importar gas por vía marítima. En particular España es el país que más ha incrementado su estructura de regasificación, contando con 6 grandes plantas construídas o ampliadas en los últimos años, y que están perfectamente integradas con la red gasística nacional.


Tal despliegue de capacidad de importación de gas vía barco ha supuesto una inversión enorme, que con buena visión estratégica se ha acometido de manera poco conocida por la opinión publica durante estos años. Al fin y al cabo, esta inversión tenía un gran riesgo: solo se podría rentabilizar si la demanda de gas era lo suficientemente importante como para justificar el mayor coste del gas de importación marítima. Y es que los costes operativos son muy elevados, ya que se tiene que licuar el gas en origen, mantener la temperatura de los depósitos del buque metanero en -160ºC durante toda la travesía y volver a regasificar la mercancía en destino.

El hecho ha sido, empero, que la inversión estaba justificada. Se necesitaba esa capacidad extra de gas natural licuado si se quería poder cubrir la demanda europea. Pero con eso solo no bastaba para cubrir una demanda creciente para siempre. Solo permitía ganar 5 años más de ilusión de crecimiento permanente.

La razón por la cual Europa ha llegado a su máxima capacidad de aprovisionamiento de gas, unos años antes de que el mundo llegue a su peak natural gas, es porque los dos países que son sus principales suministradores (por capacidad de producción y proximidad geográfica) están ya en sus respectivos peak natural gas locales. Hablamos de Rusia y de Argelia.

La producción de gas de Rusia ha seguido aproximadamente una suave pendiente creciente (solo rota por la crisis de 2008-2009) durante los últimos 20 años, rematada con un fuerte ascenso en 2017 y 2018, relativo estancamiento en 2019 y descenso en 2020.


Los sucesivos ministros de energía de Rusia vienen avisando desde hace años que la producción de petróleo y de gas de Rusia está tocando techo y que en los próximos años comenzará a declinar. Además, ya se ha dejado claro que Rusia va a priorizar el consumo doméstico a las exportaciones; de hecho, cuando se mira el consumo de gas natural de Rusia se ve que el significativo remonte de 2017 y 2018 básicamente sirvió para cubrir necesidades de autoconsumo.

En Europa, y sobre todo en Alemania, se espera que la reciente puesta en funcionamiento del gasoducto NordStream 2 (que circula por el lecho del Mar Báltico y comunica a Rusia directamente con Alemania) servirá para paliar los problemas de suministro del país teutón y del sistema gasístico europeo. Esto es en parte cierto, ya que Rusia podrá enviar directamente una mayor cantidad de gas para su consumo en Alemania y así evitar tener que pagar por pasar por otros países como Ucrania, que se quedan con una parte del gas en concepto de peaje. Dejando al margen las funestas consecuencias que tendrá para esos países "intermedios" el hecho de que su influjo de gas se reduzca, lo cierto es que Rusia ya está en su máxima capacidad productiva y a partir de ahora cada año nos va a enviar menos gas. Tal y como se anticipaba en el artículo de 2010. Y si el invierno viene frío, Rusia ya ha dejado claro que va a priorizar las necesidades de su propia población. Lo cual anticipa problemas de suministro este mismo invierno porque este año los inventarios rusos de gas están casi vacíos.

Veamos ahora la situación de Argelia. 

Como se observa en el gráfico de arriba, desde el año 2000 Argelia se encuentra en una situación de relativo estancamiento jalonado con algunas subidas y bajadas significativas. De manera similar a lo que sucede en el caso de Rusia, aunque más acusado en el caso argelino, el repunte que se observa de 2016 a 2018 obedece más a necesidades de consumo interno que a un incremento de las exportaciones.
 

En el caso de Argelia se observa, además, un fuerte incremento del consumo desde 2010, lo que va en detrimento de las exportaciones. Esto en particular ha tenido un gran impacto en el caso de España: si en 2018 el 60% del gas natural consumido en España era de origen argelino, en 2020 y principios de 2021 representaba aproximadamente el 27%, aunque ahora roza el 50% (y esto por no hablar de los problemas en la calidad del gas suministrado). Como en el caso de Rusia, también Argelia tiene un incentivo para no hacer pasar su gas por Marruecos para no pagar el peaje y venderlo, más caro, a Europa; y aunque los gasoductos directos a España e Italia tengan sus limitaciones, si las exportaciones disminuyen Argelia va a dar preferencia a esos gasoductos que al que atraviesa territorio marroquí en dirección a España y Portugal. Esto también añade contexto a las actuales hostilidades entre Marruecos y Argelia.

Argelia, por supuesto, no es Rusia, y eso hace que Europa - y particularmente su antigua metrópoli, Francia - se ingieran de manera más directa en los asuntos internos argelinos. Por ese motivo se hablaba hace casi una década de intentar explotar el gas de shale en la zona sur de Argelia, aunque esos proyectos nunca han llegado a cuajar (seguramente por el escaso rendimiento y las grandes necesidades de agua que requiere ese tipo de explotación). Todo indica que Argelia también ha pasado su peak gas, pero no es solo eso. Su peak oil particular sucedió hacia 2005, y los dos picos combinados han hecho decrecer rápidamente los ingresos de las exportaciones argelinas de hidrocarburos. La inestabilidad social es creciente y recurrente en el país norteafricano, y la sustitución del octogenario Abdelaziz Buteflika en 2019 no ha conseguido apaciguar los ánimos, porque una gran parte del problema es la escasez de recursos. El riesgo de que esa inestabilidad sea aprovechada por las potencias europeas, en una eventual guerra civil argelina, para asegurarse militarmente el acceso a los yacimientos de gas natural (seguramente aliándose con el bando que consideren más fuerte), sigue siendo elevado.

El repaso que acabo de hacer viene a colación porque la realidad es que hace 11 años los problemas que actualmente estamos viviendo en Europa no solo eran previsibles, sino que fueron previstos. Se sabía que iba a pasar, y ahora está pasando. Basta ya, por tanto, de decir que los problemas son coyunturales. No, no lo son en absoluto: son estructurales. No hemos querido tomar medidas más drásticas para evitar lo peor, tan solo incrementamos nuestra capacidad de importación vía marítima y estiramos la situación lo que se podía, cinco años escasos. Y obviamente esto no se ha acabado: ahora viene lo que viene.

¿Y qué viene? Viene una situación de debilidad extrema y estructural, con el riesgo de hacer colapsar las economías e inclusive las sociedades europeas.

En el momento actual, los inventarios de gas natural en Europa (justo antes del invierno, la estación de mayor demanda) están en mínimos de 10 años (y eso que en 2020 se marcaron máximos por el confinamiento durante las primeras etapas de la CoVid-19).


Europa ha tenido que recurrir a la importación masiva de gas por vía marítima, a pesar de que sea muy caro. Eso ha sido muy beneficioso para los EE.UU., que ha conseguido una manera de rentabilizar los de otras forma ruinosos yacimientos de shale gas. Pero por los grandes costos de operación, como comentamos más arriba, ese gas es mucho más caro y ha disparado los precios. Y no solo en Europa: también en Asia. Solo se mantienen bastante baratos en los propios y sobreabastecidos EE.UU. Esto les puede parecer paradójico a los adalides del libre mercado, pero el problema del gas natural, repitámoslo, es que es de transporte difícil. EE.UU. tiene una capacidad limitada de enviar gas por barco, y Europa tiene una capacidad limitada de recibirlo. Por eso en EE.UU. sigue sobrando gas y en el resto del mundo no se puede aprovechar ese exceso.

Fuente: https://www.bbc.com/news/world-europe-58650634
 

Si uno mira la evolución del precio del gas en los diversos países de Europa, se ve que en cuestión de un año se ha multiplicado por 5 o más (en el caso de España, hace un año valía 11€/MW·h; actualmente casi 7 veces más, 71,5 €/MW·h). Incluso comparado con los precios de antes de la pandemia, típicamente se ha multiplicado por 3.

Fuente: https://www.bbc.com/news/world-europe-58650634

Estos altos precios del gas tienen un impacto directo el precio de la electricidad. En toda Europa se utiliza el sistema marginalista para fijar el precio de la electricidad en el mercado mayorista (es el mercado donde las compañías productoras le venden la electricidad a las compañías comercializadoras). Con este sistema, pensado para una época de más estabilidad que la actual, el precio de toda la electricidad de un tramo horario se paga al precio del kilovatio·hora más caro que se pone en juego. El problema viene cuando las centrales de ciclo combinado (las que funcionan con gas natural) entran en funcionamiento continuamente. Dentro de la ceremonia de la confusión que impera en la discusión energética hoy en día, a veces se hace creer al público que si hubiera más potencia renovable el precio de la luz bajaría. Esto es falso por diversos motivos. Por un lado, la escasez de materiales que ya ha comenzado (que empezó con chips y plásticos y ahora se ha extendido a práticamente todo) hace que los futuros parques eólicos y fotovoltaicos serán cada vez más caros (como comentamos con más detalle en su momento), con lo que sus costes de construcción pero también operativos serán cada vez mayores y la electricidad que se genere con ellos también será más cara. Por otro lado, incluso incrementando enormemente la actual capacidad de generación de electricidad renovable, se seguirá necesitando una apreciable capacidad de respaldo. Y ya no solo para cubrir la intermitencia de las renovables (el hecho de que no siempre producen energía), sino otro problema tan o más grave: el de la estabilidad de la red eléctrica. Como comentaba el maestro Beamspot cuando hablaba de efectos relativistas, es muy difícil de mantener la perfecta sincronía de la corriente alterna transmitida por una red de tamaño continental cuando tienes muchas fuentes entrando y saliendo con muchos transitorios y retardos, y al final se necesita contar con centrales que se puedan encender o apagar a voluntad y que puedan entrar con potencia suficiente en cada momento (so pena de causar una catástrofe en la red, peligro que ya se ha bordeado en algunos momentos a nivel de Europa, sin ir más lejos el pasado 8 de enero). Por ese motivo, vamos a seguir teniendo una fracción de la electricidad, que puede llegar a ser pequeña pero que siempre va  a estar ahí, generada con ciclos combinados, y eso, con nuestro sistema de fijación de precios mayoristas, quiere decir que la electricidad se va a mantener cara mientra el gas sea caro. Es decir, prácticamente siempre a partir de ahora.

No solo la carestía y eventual escasez de gas impacta e impactará en la generación de electricidad y en los usos domésticos: impacta también, y fuertemente, sobre la industria. Una gran cantidad de industrias que utilizan calor industrial consumen muchísimo gas natural, como por ejemplo la industria del cemento o la de la cerámica, por no hablar de otras de escala más modesta como las panaderías (saludos al maestro Félix Moreno por la indicación). En el momento actual, la empresa Fertiberia (dedicada a la fabricación de fertilizantes, que precisan de gas natural para su síntesis) ha parado su planta de Palos de la Frontera, en principio por un mes; la razón, los elevados precios del gas natural. Dos plantas de fertilizantes británicas también han parado, mientras China detuvo sus exportaciones de fertilizantes ya en julio. El parón de este tipo de plantas es generalizado en todo el mundo, y ya se anticipan nuevos problemas, carestía y escasez en la producción mundial de alimentos. Se acerca el invierno, y tenemos la despensa medio vacía.

Pero esto no se queda aquí. El problema del peak oil sigue estando presente. Es una de las causas detrás del encarecimiento del transporte tanto marítimo como por carretera, y eso indirectamente causa la escasez de conductores de camiones, que es especialmente aguda en el Reino Unido (el Brexit amplifica todos estos problemas en las islas) pero que se va extendiendo al resto de Europa y a los EE.UU. ¿Por qué? Porque al incrementarse los costes de todo, la manera que tienen los transportistas de reducir gastos es reducir el sueldo de los chóferes, hasta que éstos, hartos de las malas condiciones laborales y con sueldos a la baja, deciden dedicarse a otra cosa. De manera insensible el precio del petróleo sigue subiendo y ya se va acercando a los 80$ por barril, una primera barrera más física que psicológica, porque a partir de 80$ las partes menos competitivas de la economía empiezan a sufrir. Teóricamente, a partir del cálculo del profesor James Hamilton, el máximo precio que la economía puede tolerar antes de entrar en recesión es alrededor de 120-130$ por barril, pero por desgracia la maltrecha economía mundial probablemente no podrá soportar ya tanto y entrará en recesión en algún punto no demasiado lejano de los 100$.

La combinación entre el pico del petróleo/pico del gas (particularmente en Europa, el pico del suministro de gas) garantiza que el proceso de desestabilización económica se acelerará. La falta de una materia agrava la escasez de suministros esenciales para la otra, y la de ésta genera una nueva cascada que repercute en la primera y así sucesivamente. La falta de resiliencia de nuestro sistema económico y productivo, con su absoluta y ciega dependencia en los combustibles fósiles, nos aboca a un proceso de decadencia acelerada. Podemos estar en los primeros compases de un proceso muy rápido que sacudirá a Europa primero y luego al resto del mundo. De momento, en el Reino Unido se está racionando el combustible y ya se ven las primeras colas en las gasolineras (de nuevo, el Brexit ha acelerado su caída). Se anticipa que podría haber interrupciones momentáneas del suministro de gas en Europa durante este invierno, particularmente si es frío. Y pase lo que pase se anticipa una intensa crisis económica con graves consecuencias para el Viejo Continente, como alerta Nafeez Ahmed.

No queda tiempo para dudar. No hemos hecho caso a las advertencias y ahora vienen ya, atropelladamente, las consecuencias. No hay tiempo, sobre todo para más errores. Es hora de abandonar grandilocuentes y megalomaníacos planes de transición que están abocados al fracaso y a causar más destrucción y penalidades. Llegó el otoño y se acerca el invierno. Construyamos ya el refugio, si queremos sobrevivir.

Salu2.

AMT